El Volkswagen Phaeton fue un automóvil refinado e intransigente que marcó el paso intrépido de VW en el mercado automotriz de lujo de principios de 2000.

Pero el Phaeton no era un mero hundimiento del dedo del pie en la piscina de alta gama; fue un salto audaz que no escatimó en gastos. Desde la tecnología hasta los materiales del interior, la calidad de la pintura y la transmisión, Phaeton fue diseñado para estar muy por encima incluso de los rivales más consolidados.

A finales de la década de 1990, el tiempo de Ferdinand Piëch como director ejecutivo de Volkswagen AG estaba llegando a su fin. En lugar de desvanecerse silenciosamente en la jubilación, Piëch persiguió la ambición de introducir un modelo Volkswagen en el segmento de lujo.

Una primera mirada a la forma que tomaría la ambición fue el sedán Concept D que Volkswagen llevó al Salón del Automóvil de Frankfurt de 1999.

El Concept D presentaba un motor V10 de inyección directa de 5.0 litros y anticipaba directamente el aspecto del Phaeton, salvo por el elemento hatchback de su diseño.

Solo dos años después, el Phaeton entraría en producción, buscando establecerse entre otros sedanes de lujo del momento a través de una combinación de comodidad superior, avances tecnológicos y rendimiento de una amplia gama de motores.

Tal fue el compromiso de Volkswagen con el Phaeton, de hecho, que se construyó una instalación completa, la «Fábrica Transparente» en Dresde, especialmente para su producción.

En la fábrica de Dresde, la construcción del Phaeton en sí misma era diferente a cualquier otra cosa en el mundo automotriz: los componentes del sedán de lujo llegaban como entregas secuenciadas inmediatamente antes del ensamblaje.

Las piezas y los módulos atravesarían la fábrica en cajas a través de un sistema de transporte sin conductor, y un transportador aéreo eléctrico llevaría a cada Phaeton a través de los tres niveles verticales en los que se ensamblaría.

La precisión, la compartimentación y el entorno extraordinariamente limpio de la «Fábrica Transparente» dieron como resultado una construcción verdaderamente de clase mundial para el sedán de lujo de clase mundial de Volkswagen.

Inicialmente, el Phaeton venía de serie con un motor V6 de 3.6 litros. Otro proyecto de Piëch del día, un motor W12 de 6.0 litros, estaba disponible como opción. Los motores W apenas comenzaban a entrar en producción en este momento: el Passat tenía un W8 opcional, y el W12 disponible en el Phaeton se podía encontrar en los nuevos modelos de Bentley o como una opción en el sedán de lujo A8 de Audi.

Una opción diésel V10 estuvo disponible en 2003, seguida de un diésel de seis cilindros y un motor de gasolina V8. La tracción en las cuatro ruedas 4Motion® era un problema estándar en los W12 Phaetons, y todos los modelos presentaban una suspensión neumática avanzada, asientos extraordinariamente cómodos y un sistema de control de clima automático sin corrientes de aire.

Incluso el sistema de aire acondicionado del Phaeton fue un logro. Junto con una función de monitoreo de humedad para evitar que el vehículo se empañe, el sistema de control de clima de cuatro zonas del Phaeton W12 fue diseñado para ser capaz de mantener una temperatura interior constante de 72 grados Farenheit mientras el vehículo mantenía una velocidad constante de 186 mph a una temperatura ambiente de 122 grados.

Los sistemas de control de clima, la aerodinámica, los frenos, la suspensión, el sistema de dirección e incluso los limpiaparabrisas fueron diseñados para hacer frente a velocidades que superan con creces las 155 mph reguladas normalmente. Por muy improbable que sea que uno se encuentre requiriendo tal desempeño, el Phaeton todavía estaba listo para cumplir.

Pero el Phaeton encontró dificultades para llegar a una audiencia estadounidense sensible al estatus. A pesar de lo impresionante que fue, un segmento repleto de marcas y modelos de lujo de larga data constriñó su éxito y finalmente lo sacó del mercado estadounidense en 2006. Irónicamente, el Phaeton se ha convertido desde entonces en una especie de favorito de culto entre los entusiastas de los Estados Unidos.

El gran automóvil de lujo de Volkswagen gozó de una popularidad mucho mayor en el mercado interno alemán y en todo el mundo, especialmente en China. De hecho, el Phaeton fue lo suficientemente exitoso en sus objetivos de alto lujo que se lanzó una versión revisada para el año modelo 2010, que ofrece un interior «Executive» 4.7 pulgadas más largo para aquellos que desean ser conducidos por un chofer.

El ya alto nivel de equipamiento estándar se expandió para incluir tracción en las cuatro ruedas 4Motion en todos los modelos, junto con suspensión neumática ajustable Continuous Damping Control (CDC), asientos eléctricos ajustables de 18 posiciones y un acabado laminado en todas las áreas de vidrio. Por primera vez en un Volkswagen, la opción de Google MapsTM estaba disponible en el sistema de navegación por satélite del Phaeton.

El éxito del Phaeton en el mercado mundial continuó en la década de 2010: se construyó un récord de 7.500 en la Fábrica Transparente de Dresde en 2010, y se produjeron más de 60.000 entre 2001 y 2011.

La producción de Phaeton se interrumpió en 2016, cuando Volkswagen cambió los recursos de la fábrica de Dresde hacia un enfoque en los vehículos eléctricos. El e-Golf se ensambló en la Fábrica Transparente de 2017 a 2020 y la producción en masa del ID.3 EV comenzó en 2021.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here