Según anunció la NHTSA, Toyota está ampliando el alcance del retiro de bombas de combustible que inició a principios de este año, con 1,5 millones de los más nuevos modelos de Toyota y Lexus.

Eso eleva el número total de vehículos retirados desde enero a 2,7 millones de vehículos, lo que representa casi todos los modelos fabricados por Toyota y Lexus.

Las bombas de combustible contienen impulsores de menor densidad que suministran presión al sistema de inyección de combustible. Los impulsores defectuosos pueden agrietarse y eventualmente degradar la bomba de combustible. Los propietarios de vehículos afectados pueden notar una luz de verificación del motor u otros indicadores iluminados.

El motor puede funcionar con dificultad, no arrancar o detenerse a baja velocidad. En raras ocasiones el automóvil podría detenerse a velocidades más altas, y si se detiene aumenta el riesgo de un choque.

El primer retiro del mercado por el problema del impulsor ocurrió a mediados de enero y totalizó un poco menos de 700,000 autos de los años modelo 2018 y 2019. En marzo, se duplicó para cubrir 1.433.050 vehículos.

Toyota y Lexus emitieron una orden de suspensión de la venta a los concesionarios de los vehículos afectados.

Hasta el 11 de octubre, Toyota identificó 3,522 reclamos de garantía con respecto al problema de la bomba de combustible, y los utilizó como base para enmendar y expandir el retiro ahora para abarcar la friolera de 2.760.500 vehículos.

Prácticamente todos los modelos de Toyota y Lexus que no se fabrican en asociación con otro fabricante, están incluidos en el retiro, excepto el Toyota Prius híbrido y el Mirai.

El Toyota 86 que es fabricado en asociación con Subaru no está incluido, y tampoco el Toyota Supra fabricado en asociación con BMW.

Aquí está la lista completa de todos los vehículos afectados:

Modelos Lexus afectados:

ES del 2018-2020 ES

GS del 2013-2015 y 2017-2019

GX460 del 2014-2015 y 2018-2019

IS del 2014-2015 y 2018-2019

LC y LC híbridos del 2018-2020

LS y LS Híbridos del 2013-2015 y 2018-2020

LX del 2014-2015 y 2018-2019

NX del 2015 y 2018-2019

RC del 2015 y 2017-2019 RC

RX del 2017-2020 RX

UX del 2019

Los modelos de Toyota afectados incluyen:

4Runner del 2014-2015 y 2018-2019

FJ Cruiser del 2014

Avalon del 2018-2020

Camry del 2018-2020

Corolla del 2018-2020

Corolla Hatchback del 2019

Highlander del 2017-2019

Land Cruiser del 2014-2015 y 2018-2019

RAV4 del 2019-2020 R

Sequoia del 2018-2020

Sienna del 2017-2020

Tacoma del 2017-2020

Tundra del 2018-2020

Si el fabricante aún no lo ha hecho, los propietarios de los vehículos afectados serán notificados antes del 23 de diciembre.

Para ver si su Toyota se ve afectado, visite www.safercar.gov, comuníquese con el servicio al cliente de Toyota al 1-800-331-4331, o visite el sitio de retiro de Toyota para obtener el número de retiro 20TA02.

Para un Lexus, visite www.safercar.gov, comuníquese con el servicio al cliente de Lexus al 1-800-255-3987, o visite el sitio de retiro de Lexus para obtener el número de retiro 20LA01.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here