La NHTSA, los reguladores de seguridad automotriz de los EE. UU. están investigando quejas de que los sistemas automáticos de frenado de emergencia en más de 1,7 millones de Honda más nuevos, pueden detener los vehículos sin motivo alguno.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras, NHTSA, dice que tiene 278 quejas de que el problema puede ocurrir a través de los CR-V del 2019 y los Accord entre 2018 y el 2019.

La agencia anunció la investigación en documentos publicados en su sitio web.

En algunos casos, los propietarios se quejaron de reducciones de velocidad inesperadas que podrían causar una mayor vulnerabilidad a las colisiones traseras. Los documentos de la agencia dicen que el frenado involuntario puede ocurrir sin previo aviso y al azar.

En seis casos, los propietarios le dijeron a la agencia que el problema causó colisiones con lesiones menores.

La agencia dice que está abriendo la investigación para determinar cuántos vehículos están afectados y qué tan grave es el problema. La investigación podría conducir a un retiro del mercado.

Por ahora no se han reportado choques ni heridos

Los sistemas automáticos de frenado de emergencia tienen un gran potencial para salvar vidas. Pueden detener choques o reducir la velocidad de los vehículos si los conductores están incapacitados o no prestan atención cuando hay algo en el camino. Pero también pueden reaccionar ante sombras, pasos elevados u otras cosas que parecen obstrucciones.

Los sistemas se están generalizando en la industria

En 2016, 20 fabricantes de automóviles que cubren la mayor parte de la industria acordaron voluntariamente hacer estándar el frenado automático de emergencia en casi todos sus vehículos, nuevos antes del 1 de septiembre de 2022.

Los sistemas ayudan a prevenir choques o reducen su gravedad al aplicar los frenos para un conductor. Los sistemas usan cámaras, radares y otros sensores para ver cuándo un choque es inminente. Advierten a los conductores que frenen y frenan los vehículos automáticamente si el conductor no actúa con la suficiente rapidez.

El sitio Consumer Reports descubrió en diciembre pasado que más de 12 de los principales fabricantes de automóviles han equipado casi todos sus vehículos modelos del 2021 con la tecnología.

NHTSA también ha iniciado el proceso regulatorio de exigir los sistemas tanto para camiones pesados ​​como para vehículos de pasajeros.

La medida para requerir los sistemas electrónicos y las investigaciones se produce cuando el gobierno intenta detener una tendencia de aumento de muertes en las carreteras.

Durante los primeros nueve meses de 2021, aproximadamente 31 720 personas murieron en las carreteras de los EE.UU., manteniendo un ritmo récord de mayor conducción peligrosa durante la pandemia del coronavirus.

 

Fuente: AP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here