La NHTSA (Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, abrió una investigación sobre el Toyota RAV4 del 2013 al 2018, luego de que la agencia recibió 11 quejas de un incendio que comenzó en el compartimiento del motor.

La NHTSA dijo que sospecha que el problema proviene del cortocircuito del terminal positivo de la batería de 12 voltios en el marco de sujeción de la batería, lo que puede resultar en la pérdida repentina de energía eléctrica, el bloqueo del vehículo, y / o un incendio originado en el compartimiento del motor.

Esta investigación cubre casi 1.9 millones de vehículos, y por ahora no se han reportado accidentes o lesiones como resultado del problema.

De las 11 quejas presentadas, siete informaron haber experimentado el inicio del incendio mientras se conducía el automóvil, y las otras cuatro dijeron que ocurrió mientras el encendido estaba apagado.

En los casos en que se conducía el automóvil, la mitad de los conductores experimentaron que el automóvil se detuviera antes del incendio.

La NHTSA también señaló que la instalación incorrecta de la batería o la reparación anterior por colisión frontal, fueron factores en algunos casos.

Los vehículos no han sido retirados del mercado, pero esta investigación preliminar podría dar lugar a un masivo retiro del mercado de los RAV4.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here