• El sistema emplea una capa conductora con una red de receptores dentro del cristal, que son capaces de detectar anomalías y fisuras.

Apple lleva años embarcada en el desarrollo de un automóvil en el Proyecto Titán y está registrando numerosas patentes relacionadas con diferentes aspectos de un automóvil, algunas de ellas centradas en los parabrisas y ventanillas laterales.

Un hecho que demuestra la importancia vital de los cristales –futuras pantallas- de los automóviles es que Apple también ha solicitado patentes de su propia composición, fijado y sellado en un vehículo.

Tras patentar hace unos meses un sistema capaz de detectar e identificar objetos y peatones en condiciones de baja visibilidad, y un parabrisas con realidad aumentada; ahora ha registrado dos patentes más relacionadas con la cristalería del automóvil: un parabrisas que detecta por sí solo fisuras en el cristal y cristales autotintables.

El parabrisas que detecta sus fisuras

En un futuro no demasiado lejano, los automóviles diagnosticarán sus propias roturas y averías, y concertarán cita con el taller para repararlas.

La patente presentada por Apple abre el camino para que esto pueda suceder con los parabrisas.

Se trata de un sistema que emplea una capa conductora con una red de receptores dentro del cristal. El sistema hace pasar pequeñas corrientes en dirección vertical y horizontal, y detecta fisuras o anomalías comparando la resistencia óhmica de los receptores.

Según el texto de la patente, “con estos receptores se pueden realizar mediciones de resistencia en las capas conductoras para detectar fisuras».

Como complemento, la patente también refleja que cuando el coche detecta la fisura, él mismo puede agendar una cita con el taller para ir a repararla.

Apple incluso va más allá, pues describe un escenario con vehículos autónomos que acuden por sí solos al taller en los momentos en los que su dueño no los usa.

Ventanas con capas activas que se oscurecen

Esta es la segunda patente de cristales autotintados solicitada por Apple.

“Las ventanas de un automóvil pueden estar provistas de una capa modular activa que tenga una propiedad óptica eléctricamente ajustable”.

Esta capa activa puede tener un par de electrodos para aplicar campos eléctricos que permitan ajustar la transmisión de la luz a través del cristal y su reflectividad.

“Puede ser difícil incorporar sistemas como estos de manera efectiva en un vehículo. Si no se tiene cuidado, las estructuras de las ventanas pueden ser antiestéticas, pueden ser insuficientemente flexibles y/o no tener un rendimiento adecuado”, detalla la patente.

“Esta ventana puede tener una capa activa y estructuras adicionales incrustadas en la lámina interna de polímero o pueden colocarse de otra manera entre las capas estructurales externas e internas.

Las estructuras adicionales pueden incluir películas delgadas dieléctricas, capas conductoras como capas metálicas de película delgada, capas que forman filtros para bloquear la luz infrarroja, visible y/o ultravioleta, capas para difundir la luz y otras estructuras”.

Otras patentes relacionadas con las lunas

Apple patentó hace unos meses un sistema es capaz de detectar e identificar objetos y peatones en condiciones de baja visibilidad; y de proyectar en el parabrisas una recreación de su imagen y posición para que el conductor pueda reaccionar a tiempo.

Un sensor láser LIDAR emite un haz laser pausado dentro del campo de visión del vehículo y analiza la luz reflejada por los objetos. Y un sensor infrarrojo detecta la firma térmica de todo lo que está por delante del coche.

Con esa información y una potente unidad de procesamiento de imágenes con inteligencia artificial, el sistema detecta y define lo que hay por delante del vehículo.

Otra interesante patente es la de un parabrisas con realidad aumentada, que puede mostrar direcciones, mapas e incluso llamadas con FaceTime.

Este head up display tendría funcionalidades muy avanzadas, como la detección del nivel de atención y estrés de los ocupantes, a través de un sistema que supervisa el movimiento de los ojos, la postura corporal, la temperatura corporal, la frecuencia del parpadeo, la frecuencia cardíaca y los gestos corporales.

Este sistema de realidad aumentada es capaz de identificar calles, edificios, tiendas…

Y también de señalarlos con elementos gráficos en el parabrisas cuando el conductor le pide, por ejemplo, “una frutería más adelante a la izquierda”.

Del mismo modo, el sistema podría reconocer gestos o hacia donde mira el usuario del vehículo mientras solicita una información del entorno, para mostrársela en su campo de visión y justo en la posición en la que se encuentra el objeto real.

Apple también está ideando retrovisores inteligentes, que detectan los movimientos de la cara del conductor y la presencia de objetos, vehículos o personas circundantes para saber cuándo tienen que estar retraídos o extendidos.

Y con un completo sistema de cámaras, el sistema es capaz de proyectar imágenes en el entorno del conductor, en la ventanilla lateral o en el parabrisas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here